Boletín de novedades
Inicio Publicaciones Trastorno de pánico y su efecto en la esfera laboral

Trastorno de pánico y su efecto en la esfera laboral

  • Autor / Autores
  • Palabras clave
    pánico miedo trabajo estrés laboral ataque de pánico ansiedad despido laboral
  • Resumen

    Un cuadro caracterizado por Sigmund Freud hace más de cien años como neurosis de angustia adquiere en la actualidad proporciones masivas de incidencia y difusión, bajo su nuevo rótulo de “ataque de pánico”. Un mundo globalizado, con su sobrecarga de presiones y de incomunicación telecomunicada, es el marco que hizo posible esta situación, que también afecta a la empresa.

  • Presentado en

Introducción

Pánico un trastorno cada vez más frecuente,  artículo en Psicoactualidad

Un cuadro caracterizado por Sigmund Freud hace más de cien años como neurosis de angustia adquiere en la actualidad proporciones masivas de incidencia y difusión, bajo su nuevo rótulo de “ataque de pánico”. Un mundo globalizado, con su sobrecarga de presiones y de incomunicación telecomunicada, es el marco que hizo posible esta situación, que también afecta a la empresa.

Los padecimientos humanos han tomado siempre el color de los tiempos en los que se manifestaron, hasta el punto de aparecer montados en el tren de ciertas modas, más allá de lo trágico que muchas veces pueda ser su destino. Esto se debe a que cada historia personal está imbricada en un contexto intersubjetivo y claramente social.

Según estadísticas públicas en los Estados Unidos, entre 1,5 y 4 por ciento de la población adulta padece ataques de pánico. No se trata, por lo tanto, de una afección exótica, ni que incumba a una minoría predeterminada.

Cualquier persona puede atravesar en algún momento de su vida episodios de esta naturaleza, sin que esto implique menoscabo de sus capacidades, por lo que la empresa moderna no puede desconocer las consecuencias que trae una emoción como el miedo, cuando no es tenida en cuenta y desemboca en un síndrome de pánico.

La crisis del pánico se caracteriza por su irrupción brusca, inesperada y sin ligazón aparente con ningún evento vital. Por otra parte, aparece acompañada por un nutrido cortejo de síntomas corporales, como palpitaciones, sudoración, temblor, mareos e inestabilidad, que provocan una súbita angustia de muerte.

Pánico un trastorno cada vez más frecuente,  artículo en PsicoactualidadTras la repetición del cuadro, se van gestando tres miedos típicos de esta afección: a la muerte, a la locura y un miedo-vergüenza a ser visto en esa situación. Estos temores inducen a actitudes progresivamente restrictivas del despliegue vital, que pueden conducir a una paulatina invalidación. La persona busca la huida fácil, ya sea en los espacios públicos o en el encierro.

Freud incluyó la neurosis de angustia dentro de las que llamó “neurosis actuales”, grupo en el que suponía la existencia de algún tipo de intoxicación desconocida, en la química del sistema nervioso y sobre lo que sugirió que mayores estudios permitirían ayudar mejor a los pacientes.

No podemos más que admirar la intuición del maestro. Actualmente, los tratamientos más eficaces del ataque de pánico combinan la psicoterapia con psicofármacos que inciden en la química de los circuitos involucrados en el disparo de la ansiedad patológica.

Gracias a esto, la superación del cuadro agudo del ataque de pánico se logra, en la mayoría de los casos, en plazos aceptablemente breves, lo que permite que en un momento posterior del trabajo se determinen las condiciones vitales que hicieron posible su irrupción.

Asimismo, hace posible ayudar a la recuperación del personal eventualmente afectado dentro de la empresa por el síndrome del pánico, sin prescindir del capital humano valioso y con muy bajo costo en cuanto a ausencias al trabajo o disminución temporaria del rendimiento. Por todo lo dicho, es indispensable la información sobre este cuadro, ya que la falta de ella sólo empeora y confunde a quien lo padece, y llena de prejuicios y malos entendidos a quienes tienen personal a su cargo.

Artículo publicado en Psicoactualidad.com

FaceBook_byn Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube