Boletín de novedades
Inicio Artículos de psicología La responsabilidad, fuente de nuestra autoridad como padres

La responsabilidad, fuente de nuestra autoridad como padres

  • Autor / Autores
    Lic. Sergio Sinay
  • Palabras clave
    responsabilidad padres paternidad responsabilidad
  • Resumen
    Un vínculo es la unión o ligazón que existe entre una persona y otra. En la relación que une a padres e hijos, los padres son creadores. Esto hace único a este vínculo porque, como en ningún otro, dos personas deben crear a una tercera para que el lazo sea posible.
  • Publicado en

Introducción

La responsabilidad,  fuente de nuestra autoridad como padres

Un vínculo es la unión o ligazón que existe entre una persona y otra. En la relación que une a padres e hijos, los padres son creadores. Esto hace único a este vínculo porque, como en ningún otro, dos personas deben crear a una tercera para que el lazo sea posible. Todas las otras relaciones que podamos enunciar, se dan entre personas que ya existen y a quienes la vida pone en contacto. Pero para que haya un hijo (y una relación padre-hijo) es necesario crear a ese ser. Ser genitores de una vida es algo más que, simplemente, engendrarla. La condición de genitores nos conecta con la noción de responsabilidad. Así, paternidad, maternidad y responsabilidad pasan a ser conceptos ligados de una manera íntima y entrañable.

Alcances de la responsabilidad

La responsabilidad,  fuente de nuestra autoridad como padres

Con mucha frecuencia confundimos responsabilidad con obligación, con obediencia o con cumplimiento. Esa es una noción bastante insuficiente del término. En verdad, responsabilidad define a la capacidad de responder por las consecuencias de nuestras acciones. La responsabilidad es un atributo de los seres humanos. Como tales contamos con la conciencia acerca de nuestras acciones y no podemos omitir que, siempre, lo que hacemos o no hacemos, lo que decimos o callamos, lo que tomamos o dejamos, tiene consecuencias (positivas o negativas, beneficiosas o perjudiciales, creativas o destructivas) para nosotros, para otros y para el entorno que habitamos. La responsabilidad sólo puede ser concebida a partir de la existencia de los otros y se define siempre ante ellos. Es inherente a nuestra condición de seres humanos y, por lo tanto, no hay modo de desprendernos de esta idiosincrasia.

Los padres somos responsables de la creación de una vida, somos responsables de nuestras acciones para preservarla, para enriquecerla, para dotarla de valores, para instrumentarla, para guiarla en la experiencia del amor, del conocimiento, de la creatividad, de la solidaridad, de la compasión, de la empatía. Esto es lo que la responsabilidad trae a nuestra experiencia como hombres y como mujeres. Ser padres se convierte así en algo que va más allá de la capacidad de procrear o de la satisfacción de sabernos con descendientes.

Esto vale para los nuevos padres (una categoría que últimamente se suele usar para apuntar a hombres y mujeres jóvenes, que acceden a esa condición en un mundo distinto al de sus propios padres) como para los papás y mamás veteranos, ya fuere porque sus hijos son adultos o porque tienen varios hijos de edades diversas. La responsabilidad es de por vida. Y excede a la paternidad y a la maternidad. Afecta a toda nuestra existencia, porque de cómo nos comportemos en el mundo, en nuestros vínculos sociales, familiares, de trabajo, de los valores que prioricemos y pongamos en acción, dependerán las guías, las orientaciones y los modelos éticos que transmitamos a nuestros hijos.

El día a día de la responsabilidad

Ser padres responsables significa, entonces, ser progenitores (y co-genitores, porque la responsabilidad es compartida) que responden a y ante sus hijos por las decisiones, las acciones, las palabras, las aprobaciones y las negaciones, los estímulos y los límites que ejecutan como parte del vínculo. Podrán equivocarse o acertar (eso siempre se sabe después, por lo tanto es relativo), pero lo harán con un amor manifiesto, declarado y demostrado. La responsabilidad así ejercida, genera respeto (no lo impone, sino que lo convoca). Y el respeto da autoridad. Un padre con autoridad es lo opuesto a un padre autoritario. El autoritarismo reemplaza a la responsabilidad. La autoridad, en cambio, es hija de esta.

Para que la paternidad y la maternidad puedan navegar guiada por el timón de la responsabilidad, tienen que ser ejercida con presencia. Poniendo el cuerpo, la palabra, el corazón, la mente en el ejercicio. Presencia, física y, sobre todo y a nte todo, emocional. Con el nacimiento de un hijo se inicia un viaje sin fin. Habrá muchas estaciones, muchos paisajes, muchos climas. En cada uno de ellos sucederá algo que no había ocurrido antes. La paternidad conciente nos hace saberlo y nos hace comprender que, en cada caso, habrá que actuar de alguna manera diferente. No estamos obligados a saber cómo ni a acertar siempre. Pero sí tenemos la responsabilidad de ofrecer respuestas ante lo que surja de nuestras acciones. Respuestas a veces más firmes, a veces más comprensivas, a veces más extensas, a veces más breves, a veces más activas, a veces más receptivas, aunque siempre, en todos los casos, respetuosas y amorosas. No siempre, quizá, serán satisfactorias. No se trata de eso. Sino de tenerlas y fundamentarlas.

Quienes tenemos hijos (biológicos o adoptados, no hay diferencia porque en ambos casos se trata de la elección de guiar una vida), tenemos en ese vínculo un espacio maravilloso para ejercitar nuestra responsabilidad. Para reconectarnos con ella o confirmarla, para hacernos preguntas y explorar respuestas en torno de este valor. Es una oportunidad. Y somos responsables de ella.

Sobre el autor

Sergio Sinay

Sergio Sinay nació en Buenos Aires, estudió sociología y se formó en psicología gestáltica y en autoasistencia psicológica. Es escritor y terapeuta existencial. Desarrolló una larga carrera periodística que incluyó la dirección de la revista dominical de Clarín y la jefatura de Redacción de las ediciones en habla hispana de Selecciones de Reader´s Digest, con base en México, donde residió seis años. Actualmente es columnista del diario La Nación, conferencista, y coordinador de talleres y seminarios sobre temas de su especialidad, tanto en el país como en España, México y otros países.

Entre sus obras se encuentran:

  • Sanar la pareja
  • La felicidad como elección
  • La vida plena
  • La sociedad que no quiere crecer
  • Conectados al vacío
  • La sociedad de los hijos huérfanos
  • Elogio de la responsabilidad
  • La masculinidad tóxica
  • Vivir de a dos, o el arte de armonizar las diferencias
  • Misterios masculinos que las mujeres no comprenden
  • Las condiciones del Buen Amor
  • Esta noche no querida
  • El amor a los 40
  • Guía del hombre divorciado
  • Ser padre es cosa de hombres
  • Hombres en la dulce espera (hacia una paternidad creativa)

También es autor de Gestalt para principiantes y de Inolvidable: el libro del bolero y del amor.

Ganó en 1993 el premio de Ensayo del diario La Nación, de Buenos Aires, con su trabajo El varón contemporáneo ante el fin de siglo. El jurado estuvo integrado,entre otros, por Fernando Savater, Hugo Beccacece y Mario Vargas Llosa.

Es autor de Cuentos machos y de otras cuatro obras de narrativa que lo ubicaron entre los precursores de la novela negra en la Argentina (Ni un dólar partido por la mitad, Sombras de Broadway, Dale campeón y Es peligroso escribir de noche). Sus obras han sido traducidas al inglés, francés, italiano y portugués.

Artículo publicado en Psicoactualidad.com

¿Te ha resultado interesante? ¡Comparte este contenido!

FaceBook_byn Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube