Boletín de novedades
Inicio Artículos de psicología El encuentro de energías masculina y femenina

El encuentro de energías masculina y femenina

  • Autor / Autores
  • Palabras clave
    masculinidad masculino femenino femeneidad encuentro desencuentro integración danza TEM
  • Resumen

    El desencuentro duele… lo paradójico es que el desencuentro también es encuentro… es encuentro de mí misma… es aprendizaje… un por acá no, que habilita otro por acá sí… duele… a veces me canso… agradezco infinitamente a la vida por ser mi mejor maestra, confío absolutamente en ella...

  • Presentado en

Introducción

El encuentro de energías masculina y femenina, artículo sobre psicología en Psicoactualidad.com

Toda historia tiene un comienzo, arbitrario desde ya y mítico al fin. Elijo iniciar este relato en la convocatoria que me hiciera un grupo de mujeres para que las coordinara en su investigación sobre la energía femenina. Sobre el final de un intenso año de trabajo, comenzó a aparecer en el grupo la pregunta: “… ¿Y los hombres?

Como fuimos viendo, la exploración de la energía femenina cobra sentido cuando se articula con la energía masculina y juntas engendran lo tercero. En sus múltiples combinaciones conforman un sistema donde contemplamos su danza. Y así fue que se convirtió en propuesta para el 2008: un grupo de investigación convocando a hombres y mujeres para explorar el encuentro de ambas energías. El convite tomó la forma de doce encuentros de tres horas cada uno con una periodicidad cada 15 días.

El encuadre fue el dispositivo TEM (Transformación en Movimiento: un abordaje terapéutico, que pulsa el darse cuenta a través del movimiento y la expresión del cuerpo, alternando entre la percepción y la manifestación de lo percibido). Comenzamos las reuniones compartiendo la palabra a partir de algunos disparadores conceptuales, luego se pasaba al movimiento corporal con propuestas para ser investigadas y sobre el final nos dábamos un tiempo para compartir.

La coordinación estuvo a mi cargo, compartida con Jorge Murdocca, egresado del postgrado de AGBA, que ya había colaborado conmigo durante varios años en la enseñanza del dispositivo TEM.
Como se trataba de un grupo de investigación, el diseño de los encuentros surgía de reunión en reunión en base a los emergentes grupales, a nuestra mirada se agregaba la de un hombre y una mujer en forma rotativa.

Propusimos llevar un diario de bitácora donde cada participante escribiera su propio proceso. Muy pronto (2º encuentro), espontáneamente el grupo sustituyó este diario por escritos compartidos con el resto vía mail. En ese ámbito virtual era hablada la experiencia a medida en que cada uno encontraba su tiempo y venían las palabras.

Observé el carácter potenciador del proceso que fue este hallazgo, altamente superador del diario de bitácora personal; dio continuidad y permanencia del foco en el tiempo, no se sabía cuando sucedería, cada uno estaba pendiente de la expresión del proceso de los demás, y esa expresión estimulaba el compromiso y el darse cuenta en cada uno.

Esta manera de compartir fue una experiencia de continuum de conciencia grupal e individual tan poderoso que se constituyó en el complemento más importante de lo que sucedía durante el movimiento. Ponerle palabras a tantas vivencias, emociones, encuentros, desencuentros, pruebas, errores y nuevas pruebas nunca es fácil; agradezco al grupo el descubrimiento de esta herramienta tan potente.

Promediando los últimos encuentros propuse al grupo hacer una edición de los escritos quitando los nombres y leerlo adoptando la perspectiva de la vida hablada por nuestras voces.
Los emergentes transitados fueron los viejos temas humanos: los miedos, el poder, los límites, los permisos, el respeto al propio proceso y al del otro, las proyecciones, las ilusiones, los encuentros y desencuentros...

El encuentro de energías masculina y femenina, artículo sobre psicología en Psicoactualidad.comLo revelador fue sostener en varios planos de la complejidad que somos; un alto nivel de poesía, de creatividad, de permiso para la investigación propia y ajena, de responsabilidad común ante la experiencia, de coraje al sostener y atravesar los propios límites y también de lucidez al comunicar lo que va aconteciendo ahora sin obturar los próximos pasos. Danzamos el yo, el tú y el nosotros perdiendo y recuperando bordes en afecto, cuerpo y pensamiento. Todavía suena el eco de la música en el salón de la calle Vera, donde trabajamos…

Es muy pronto para sacar conclusiones, sí creo que es tiempo de dar un próximo paso. Cuando comencé esta experiencia no sabía qué continuidad tendría, aún no lo sé, lo que sí se es de la valía del trabajo, y mi deseo de convocar a un próximo grupo en el 2009 donde también están invitados a una segunda vuelta los participantes del 2008. El encuadre sigue siendo el mismo, sabemos que estamos presentes con un propósito: investigar con todo nuestro ser la complejidad del encuentro entre estas dos energías, fundantes de la vida, dentro nuestro y con los otros.

Un Escrito del 7º Encuentro (fragmento)

La ronda… las palabras… dichas y las no dichas…el silencio… la escucha…
Se devela una complejidad inmensa… si pudiera comprender me permitiría relajarme en el proceso… en los tiempos del devenir… mi ser esta aprendiendo y mi mente esta unos pasitos más atrás y quiere entender lo que mi totalidad ve antes que ella…
…¿Qué hago con toda esta información desde mi pequeñez humana?...
Supongo que vivirla a cada momento… Un
pasito, Otro pasito, Otro pasito…
Sin perder el eje en mí centro,
El apoyo en mis PIES…
Para tocar el cielo con las manos necesito tener los pies bien plantados en la tierra… si no, salgo volandooo…
Cuanto que aprender del... Silencio
…me quedan chicas las palabras para estas sensaciones…
De todos modos necesito expresar el parloteo de mi mente para PARAR y ordenarme…
haciendo TIERRA escribiendo
Encuentro entre HOMBRE Y MUJER… la atracción más grande… el proceso alquímico
perfecto… estamos construyendo formas…experimentando en el cuerpo aquello que plantean las teorías… explorar esto genera condiciones de posibilidad de lo que parece una utopía… es dar vida a la potencia…es unir cielo y tierra…es maravilloso… y también es MUY FUERTE

El desencuentro duele… lo paradójico es que el desencuentro también es encuentro… es encuentro de mi misma… es aprendizaje… un por acá no, que habilita otro por acá si… duele… a veces me canso… agradezco infinitamente a la vida por ser mi mejor maestra, confío absolutamente en ella, en que no me da ni más ni menos de lo que necesito para llegar a mi centro… para llegar a ser quien soy…, para que todos los yoes que habitan dentro mío, se desarrollen, se expandan...

…a veces tengo un mayor encuentro cuando las cosas no salen como pensaba, como quería, como deseaba, como mi mente planeaba…porque entonces aparece lo que necesita ser… simplemente lo que está siendo…
…una misma música
Nosotras pulsar con la melodía…
Ellos pulsar con el ritmo
Nos abríamos y cerrábamos
Estaban presentes con su energía
Siendo distintas mujeres
La orilla de ellos no capturaba mi orilla
y una sola mujer
Solo escuchaba el bramido
a un mismo tiempo…
De sus olas a lo lejos
Siendo muchos cuerpos
Era placentero.

y un solo organismo vibrante
saberlos presentes
Palpitante…
fuertes y vibrantes
…Mi orilla, tu orilla, un puente y el movimiento…

Artículo publicado en Psicoactualidad.com

¿Te ha resultado interesante? ¡Comparte este contenido!

FaceBook_byn Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube